Sus historias de muerte son tan llamativas que incluso inspiraron la película The Forest ("El Bosque", en español), estrenada a principios de 2016.

Aokigahara, el bosque de los suicidios de Japón

Aokigahara (青木ヶ原) mejor conocido como Mar de Árboles (樹海), es un bosque de 35 km² ubicado al noroeste de la base del Monte Fuji entre la prefectura de Yamanashi y la de Shizuoka, en Japón. El bosque tiene una asociación histórica con demonios de y Yokais de la mitología japonesa, habiendo inclusive poemas de 1.000 años de antigüedad que indican que el bosque está maldito.

Aokigahara, el bosque de los suicidios de Japón

Aokigahara, el bosque de los suicidios de Japón

Sus historias de muerte son tan llamativas que incluso inspiraron la película The Forest (“El Bosque”, en español), estrenada a principios de 2016. En Aokigahara llegan a ser reportados casi 100 muertes al año.

En el bosque Aokigahara el viento queda bloqueado por los espesos árboles y la vida silvestre es casi inexistente, lo que lo hace excepcionalmente silencioso. Además de que está repleto de cavernas rocosas y heladas. Aokigahara se formó a causa de los torrentes de lava por las constantes erupciones del Monte Fuji ocurridas entre los años 800 y 1083.

“Pensemos una vez más en la vida que te fue dada, tus padres, tus hermanos y hermanas, y los niños. No sufras solo, antes, contacta a alguien”, dice un aviso en una de las entradas del bosque, que incluye un número telefónico para pedir ayuda.

Según se dice, personas de todo Japón seleccionan Aokigahara para morir en parte inspirados en el cuento Kuroi Jukai(“El negro mar de árboles”) de Seicho Matsumoto, publicado en 1960, que finaliza con una pareja de enamorados quitándose la vida allí. Otros creen que la tradición de usar el bosque viene dela práctica Ubasute del siglo XIX, en la que gente de edad avanzada era abandonada en los bosques para que murieran allí, como una forma de eutanasia, frecuente en épocas de sequía y hambruna.

 

Incluso el libro de Tsurumi Wataru titulado “El manual completo del suicidio” (1993) se refiere a Aokigahara como un lugar “perfecto para morir”, además de que califica al ahorcamiento como una “obra de arte”. La publicación vendió millones de copias pero fue vetado en el país.

Unas 800.000 personas cometen suicidio cada año en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud, y Japón se encuentra entre los cinco países con más casos.

Aokigahara, el bosque de los suicidios de Japón

Vía | BBC

Más información | Tokyomag

Publicado por

Tu Portal de Ocio Alternativo. Somos una plataforma que busca conectar personas en sus múltiples aficiones.